Buen trato, como reconocimiento y valoración a la persona.

 


Actuación correcta, coherente y sincera.

 


Desempeño íntegro y apropiado de la persona, que garantiza su credibilidad.

 


Disposición habitual a brindar atención satisfactoria y con responsabilidad.

 


Cumplimiento de los deberes y compromisos asumidos con la organización.

 

Acciones compartidas y coordinadas, orientadas a alcanzar los objetivos propuestos.

 


Realizar  funciones y tareas con eficiencia y eficacia.

 


Desempeño creativo y con valor agregado, orientado a mejorar y/o cambiar la situación actual.

 


Iniciativa, voluntad y decisión para realizar acciones orientadas al logro de objetivos.

 


Dirigir e influir positivamente en el desarrollo profesional de los integrantes de la organización.

 


Ser protagonista del cambio.

 


Desarrollar hábitos y prácticas que garanticen la satisfacción del cliente interno y externo.